By

El pasado 12 de julio, tuvo lugar en Zaragoza un homenaje a las Víctimas del Hotel Corona de Aragón, al que fue invitada la Fundación Yagüe, que acudió encabezada por su Presidenta. El acto se desarrolló en los jardines que llevan el nombre de “Víctimas del atentado del Hotel Corona de Aragón”, junto al Ebro, y contó con la presencia del Alcalde de la Ciudad y de distintos representantes civiles y militares. La jornada concluyó con una Misa en la Basílica de El Pilar, celebrada en memoria de los asesinados en aquel atentado.

A continuación, ofrecemos la reflexión de la Presidenta de la Fundación Yagüe referente al homenaje.

 

40 años del atentado terrorista del Corona de Aragón

Cuando tuve la feliz idea de poner en marcha esta Fundación, nunca pensamos que íbamos a llegar tan lejos, y gracias a ella hemos estado a la orilla del Ebro, que nace en Fontibre, provincia de Santander, y desemboca en Tortosa, en tierras catalanas y por supuesto españolas.

ESPAÑA ES UN PUEBLO MILENARIO y ha escrito páginas gloriosas en la Historia de la Humanidad, y por ello debe ser tratada con respeto, y sentirnos todos orgullosos de haber nacido en esta sagrada tierra que es ESPAÑA.

Este sentimiento no tiene color político, se puede ser de izquierdas o de derechas, pero nuestro denominador común debe “SER ESPAÑOL POR ENCIMA DE TODO”.

 

NUESTRAS RAÍCES HISTÓRICAS

No es mi intención dar una clase de Historia, ni es el momento, ni soy la persona adecuada, considero necesario en estos momentos recordar a unos y enseñar a otros cuales son nuestras raíces

Volvamos la mirada y parémonos unos años antes de finalizar el siglo XV.

Nuestro mapa político dibuja en nuestra piel de toro: Cuatro Reinos: Castilla, Aragón, León, Navarra.

Dos Reyes con una visión de futuro y una vocación de Estado, envidiable en todas las épocas, son: Isabel de Castilla y Fernando de Aragón. Estos monarcas son los artífices del nacimiento de esta Gran Nación que se llama España.

El Escudo de España ha tenido varios formatos, pero nunca han cambiado los cuatro cuarteles porque son los cimientos de España: Castilla (El Castillo), Aragón (Las Barras), León (El León), y Navarra (Las Cadenas); y esto es así, nada más ni nada menos que desde 1492 fecha del Descubrimiento de América.

Aquellos que inclinamos la cabeza ante El Rey, como Jefe del Estado Español, que respetamos las instituciones, que guardamos en lo más profundo de nuestro corazón nuestra Historia con paginas gloriosas y otras que no lo son, pero las admitimos y asumimos porque es nuestra Historia, pedimos a quien no comparten nuestros sentimientos, respeto a nuestra Nación  por Milenaria y por Grandiosa.

 

NUESTRAS RAÍCES CRISTIANAS

Nadie que tenga la cabeza encima de los hombros puede negar esta realidad y, por ello, no es necesario hacer una relación de los hechos que lo demuestren.

Desde la Basílica de Montserrat hasta la Basílica del Pilar, donde la Virgen es Capitán General del Ejército Español.

Desde tierras aragonesas hasta Covadonga, donde comienza a escribirse la Reconquista de España.

Desde Covadonga hasta la Catedral de Santiago, donde el Apostal Santiago es Patrón de España.

Desde el Miño hasta el Guadalquivir, donde toda Andalucía y Levante venera a la Virgen del Rocío, La Macarena, y a la Virgen de los Desamparados; no hay un solo rincón de la geografía española donde no se rece, no se venere a un santo o a una advocación mariana.

Estas raíces históricas y cristianas son los pilares de nuestra existencia y son tan fuertes que nada ni nadie tiene la fuerza suficiente para menear un ápice de nuestra Nación como Nación Española.

Creo en la persona por encima de todo, porque es el único ser de la naturaleza que es capaz de cambiar la faz de la Tierra.

Creo en la persona como portador de valores eternos, frase joseantoniana que refleja lo que quiero decir.

Creo en la persona que posee y ejerce la honradez. El Bien hacer, el trabajo. La amistad, el esfuerzo, el que mira hacia arriba para pedir ayuda, y hacia abajo para ayudar a sus semejantes, esto para mí son valores eternos, y cada una de las víctimas del terrorismo habéis demostrado no sólo que figura en vuestro haber con letras de oro, que tenéis el convencimiento que no os podéis permitir el lujo de olvidar la razón de vuestras convicciones.

Las Víctimas del Terrorismo, y esto nadie os lo ha negado, sois el ejemplo vivo del señorío, de la elegancia, de la aceptación, con indignación contenida, de ser víctimas del Terrorismo por haber perdido a vuestros seres queridos o sufrido en vuestras carnes la garra de un atentado terrorista, lo asumís con paz, no con odio, por ello sois el espejo donde todo español bien nacido  debe mirarse y seguir el ejemplo de vuestra conducta intachable.

Como creyentes que somos, yo no dudo que nuestros muertos están a la diestra del Dios Padre, y desde este sitio privilegiado contempla con emoción y alegría lo que estamos haciendo y, por supuesto, lo aplauden,

Aquellos que nos emocionamos oyendo el Himno Nacional, que inclinamos la cabeza al pasar la Bandera de España que guardamos en lo más profundo de nuestro corazón el recuerdo vivo de Nuestros Muertos, que fueron asesinados por la razón de defender nuestras ideas y valores heredados de nuestros mayores, pedimos a la sociedad española el reconocimiento de su sacrificio y de su generosidad

En ellos tenemos que confiar porque no puede ser baldía la sangre derramada y ver con tristeza y desolación que se tiran por la borda cinco siglos de Historia.

Por derecho propio, porque os han arrebatado lo más grande que tiene un pueblo, la vida de sus mejores hombres y mujeres, de una manera terrorífica, debéis exigir con todas vuestras fuerzas el reconocimiento de vuestro sacrificio, de vuestra entrega y estos hechos heroicos no tienen fecha de caducidad, y deben estar reflejados en los libros de Historia y deben ser trasmitidos de generación en generación.

 

María Eugenia Yagüe Martínez del Campo

Presidenta de la Fundación

About the Author