By

Mª Eugenia Yagüe Martínez del Campo es una mujer tenaz y vigorosa. En un viaje de trabajo que realiza a Madrid, recibe a Gaceta.es, a quien concede una extensa entrevista. Sin inmutarse, no pone censura a nada, y pide que le preguntemos sobre cualquier cosa que nos interese. Es hija del General Juan Yagüe Blanco, Primer Ministro del Aire, y uno de los generales más destacados de la Guerra Civil. Durante el franquismo, Yagüe ocupó distintos cargos de máxima importancia, terminando sus días como Capitán General de la VI región militar.

María Eugenia es testigo de excepción de aquella época, que contempló siempre desde las entrañas de la Administración pública. De niña, con su padre. Más tarde, como concejal en el Ayuntamiento de Burgos (fue la primera mujer concejal en la cabeza de Castilla) y como directora de unos importantes centros educativos. Terminó su vida laboral en el Gabinete de Presidencia de la Junta de Castilla y León.

– ¿A qué se dedica la Fundación Yagüe? 

Empezamos sin pensar que íbamos a llegar donde hemos llegado. Solamente 4 conferencias al año, y yo que soy una persona inquieta quería quemar horas y con el tiempo hemos llegado a donde hemos llegado, para lo bueno y para lo malo. Los principales objetivos de la Fundación, en los tiempos que estamos viviendo, son defender la historia de España, defender la memoria del general Yagüe, defender su archivo y por supuesto, seguir trabajando.

– Tenemos entendido que hay una polémica por el Archivo de su padre –de los más voluminosos de España- entre Vd. y la Junta de Castilla y León. ¿Puede explicarla?

El Archivo es una verdadera joya histórica y una manera de vivir que no es la que están contando ahora. Hay más de 20.000 cartas de la gente a mi padre. Es una idea de servicio, es una idea de entrega, es una idea de que hay que sacar adelante a España de una guerra civil espantosa. Arrima todo el mundo el hombro para salir adelante. En esas cartas se ve perfectamente la manera de ser de mi padre, de gobernadores, alcaldes,… Todos juntos arrimando el hombro para sacar a España adelante, y lo consiguieron. Ese es el archivo.

Nos prometieron que el archivo se iba a quedar en Burgos y la Fundación iba a quedarse con una copia. Por un abuso de poder de los políticos, que para mí es de las peores dictaduras, está bloqueado en Salamanca. Hemos tenido que ir a los tribunales y nos lo lleva Manos Limpias. En estos momentos, el asunto se encuentra en la Audiencia Provincial de Burgos. Eso está perjudicando a la Fundación que quiere publicar la batalla del Ebro, que está relatada minuto a minuto. La lógica es que el archivo esté a la vista de todo el mundo.

La Ley de Memoria Histórica es la cosa más repugnante que puedes echarte a la cara, es indignante que Rajoy la mantenga. Para mí, lo importante del archivo es la correspondencia porque es la relación humana que hay entre mi padre –Capital General de Burgos- con la cantidad de gente que recibía y sin que pidieran audiencia. Igual que ahora: a mí no me recibe el presidente de la Diputación de Burgos y llevo esperando año y medio,…

– La Fundación ha decidido hacer un homenaje a las víctimas del terrorismo en octubre en Burgos. ¿En qué va a consistir?

Con este homenaje a las víctimas del terrorismo queremos reconocer que han dado lo mejor de su vida. Hemos contactado ya con las 7 asociaciones que hay y les ha gustado la idea. Las víctimas del terrorismo son gente viva que defiende a sus muertos, pero los que verdaderamente han caído son los asesinados por ETA, y a esos también hay que rendirles un homenaje.

El homenaje va a ser en octubre, en Burgos, y queremos que estén todas las asociaciones de víctimas del terrorismo. Hemos pedido el Teatro Principal en Burgos. Se va hacer un homenaje a la bandera, se les va a entregar el título que tiene la Fundación, “Hombre cabal”. Por último, queremos resaltar la idea de España a través de sus canciones; vamos a contactar con grupos de música para que actúen ese día.

Queremos que este homenaje llegue al pueblo español, este homenaje se lo merecen absolutamente todos;  las víctimas, las fuerzas armadas y la Guardia Civil. Son nuestros héroes.

– Más de 20 años afiliada al Partido Popular. ¿Por qué decide darse de baja?

Después de 29 años afiliada al Partido Popular decido darme de baja, fundamentalmente, por la aplicación de la Ley de Memoria Histórica. En San Leonardo de Yagüe hay un monumento que se levanta en el año 1958 donde hay dos epígrafes que dicen Todo por la Patria y Paz y Trabajo; Hoy en día no tenemos ni paz ni trabajo.

Un buen día, el monumento aparece decapitado y el Ayuntamiento –con mayoría absoluta del PP- decide destruirlo. Según me cuentan, en una reunión del PP en Soria, el presidente la Comunidad -Juan Vicente Herrera- le dijo al alcalde públicamente que cuándo iba a tirar el monumento. Creo que es motivo más que suficiente para darme de baja del PP. Por su puesto, he cumplido como hay que cumplir en un partido político pero no le perdono al PP bajo ningún concepto que llevo 5 años sin ejercer el derecho que te da un estado democrático que es votar, y esa es la razón por la que me marcho.

Es posible que abusando del poder que el pueblo le ha dado a Juan Vicente Herrera, y como venganza a mi baja del PP, el Archivo esté bloqueado, allá su conciencia. Yo estoy aguantando física, química y económicamente salvar este archivo porque creo que lo que estoy haciendo es conservar la historia de España, que es muy importante y hay que conservarla y veremos qué dicen los tribunales. Esa es la razón por la que me he marchado del PP.

– Sobre la figura de su padre se han vertido leyendas y rumores, sin base histórica alguna. ¿Es por ello por lo que decide crear la Fundación Yagüe?

No. La Fundación fue una cosa totalmente cultural y me alegro de haberla fundado. Formamos parte de la Fundación historiadores, arquitectos, abogados… hay personas de todo tipo y condición. Somos veintitantos patronos y tenemos el inconveniente que es muy difícil reunirlos a todos, pero para eso tenemos el avance de las técnicas de comunicación. Creo que es una buena Fundación, por eso molestamos tanto y vamos a seguir molestado, como es lógico y normal.

Existe una leyenda, que es mentira, que es la toma de Badajoz. Está documentado por historiadores serios. Un militar es profesional y bajo ningún concepto hace las barbaridades que dicen que se hicieron en Badajoz. Que hubo represalias, lógico; en una guerra o te matan o te marchas.

Del archivo de mi padre se saca la conclusión que una persona que su inquietud es totalmente social y que escribe veintitantas mil cartas a la gente, no es una persona que sea capaz de hacer lo que se dice que hizo en Badajoz, no lo es.

En el 1934 la República le encarga a mi padre que vaya a Oviedo a sofocar la revolución de los socialistas y de los mineros en Asturias. Es el propio Gobierno de la República el que le concede la primera medalla militar. No me cabe en cabeza humana que en agosto de 1936 le concede Franco la segunda medalla militar y que una persona pueda pasar en dos años de ser uno de los grandes tenientes coroneles a un asesino.

– Hablemos de su padre. ¿Cómo era el General Yagüe?

Como militar era una persona militar y nada más que militar. Hay cartas en la que se refleja que le debieron ofrecer algún negocio y él contestó claramente que era militar y nada más. Sin embargo, como padre era entrañable. Pese a tener un vozarrón muy fuerte, era cariñoso, entrañable, un gran conversador y un gran hombre. Y es que, a pesar de su inquebrantable lealtad a Franco, tuvo sus más y sus menos con el Caudillo… Los dos eran de la misma promoción y mi padre siempre le tuvo una lealtad impresionante. En mi casa jamás se habló de nada. A nosotros jamás se nos habló de aquello. Todo lo que sé es por mi madre. De los 6 hijos, física y químicamente, soy la que más me parezco a él. Una gran suerte.

La teoría de mi padre era atravesar el Estrecho y venir inmediatamente a Madrid; la teoría de Franco era todo lo contrario. Lo de Badajoz fue llegar, tomar Badajoz, y seguir hacia adelante. En su hoja de servicios está claramente demostrado.

– Se dice de él que era el General más social del franquismo. ¿Cómo manifestó esta inquietud social?

Es obsesión. Su obsesión primero es la reconciliación con los españoles. En el discurso del 19 de abril de 1938 –falta un año para terminar la guerra- lo primero que pide es perdón para la reconciliación de unos y otros. Es obsesión totalmente y hay motivos que lo demuestran; por ejemplo, mi padre hace la Ciudad Deportiva en Burgos, una ciudad militar, y da apertura a los civiles para que sean socios de esa ciudad militar. Además, consigue que la Academia de Ingenieros venga a Burgos. En toda la labor social que ha hecho en Burgos y en un montón de sitios, tenía una especial inquietud por el tema social. Mi padre no tenía ninguna obligación como Capitán General pero hizo barriadas sociales en Burgos, Logroño y Soria. Solucionó el problema social y su inquietud para la causa social era impresionante.

– La mayor parte de la labor de su padre se desarrolló en Burgos. ¿Qué sería hoy de Burgos si no fuera por la obra de su padre?

Cuando se hacen en España los polígonos de desarrollo, a mi madre le piden que fuera a pedirle a Muñoz Grandes que el polígono industrial fuera a Burgos y no a Aranda de Duero. Finalmente, Franco decidió que el polígono industrial fuera a Burgos.

Quisimos hacer una exposición del resurgir de Burgos y el Ayuntamiento con mayoría absoluta del PP y basándose en la Ley de Memoria Histórica nos prohíbe la exposición. Pero el Ayuntamiento, a los pocos días que nos niega la exposición, hace otra donde aparece la figura de Franco, aparece el decreto de que el polígono industrial sea para Burgos. Ellos sí que pueden y nosotros no. Es verdad que no es políticamente correcto ser hija de quien soy. Ni quiero, ni puedo, ni debo renunciar a esto.

– En el discurso del 19 de abril de 1938 su padre hacía mención a que no quería ni zánganos ni convidados. ¿Qué opina sobre los casos de corrupción que están azotando nuestro país?

Mi padre no hubiese consentido ninguno. Es más fácil para el ser humano ser malo que ser bueno, cuesta mucho más ser honrado. La única herencia que he tenido de mi padre es un apellido limpio y yo lo voy a mantener, por supuesto. Tener un apellido limpio cuesta mucho pero tienes la tranquilidad de poder dormir tranquilo.

Los casos de corrupción existen porque hay un Gobierno blando y porque han desaparecido ciertos controles. Por ejemplo, en el expediente de concesión de la medalla de oro de la Ciudad de Burgos a mi padre hay un presupuesto para la medalla de oro de 50.000 pesetas. Si esa cantidad no estaba presupuestada, el decreto era nulo. Si se pudiera hacer así todo, desaparecería la corrupción. Hoy en día todo el mundo hace lo que quiere, y encima se aplaude a los sinvergüenzas. Con las víctimas del terrorismo, se aplaude mucho más a los que han salido de las cárceles, que son los etarras, que a las víctimas. Pues igual pasa con la corrupción, parece que el ladrón tiene mucho más apoyo que los que tenemos un apellido limpio, a los cuales nos hacen la vida imposible.

– ¿Ve solución a la trama que flagela Andalucía con los ERES?

Unos los hacen y otros lo consienten, y el que lo consiente es tonto porque el que lo hace se lo lleva y él no. Para mí tiene más responsabilidad quienes sabiéndolo no lo han denunciado, que al contrario.

– Usted ha sido directora de unos importantes centros educativos en Burgos, groso modo, ¿Qué falla en el sistema educativo de España?

Falta de respeto y falta de autoridad por parte de los profesores. En el centro mío llegamos a tener 1200 alumnos y había un respeto total y absoluto de los alumnos a los profesores, y los profesores hablábamos con los alumnos como seres humanos. Los alumnos sabían perfectamente que estaban para trabajar y no para hacer el zángano. El respeto en la casa y el respeto de los padres eran impresionantes. Ahora se ha perdido el respeto, cada uno hace lo que le da la gana y no pasa absolutamente nada. En definitiva, principio de autoridad del profesor, que también hay que ganárselo, y falta de autoridad por parte de los padres, que dan la razón al hijo antes que al profesor.

– Volvamos al discurso de 1938. Su padre anhela unos jueces justos, que apliquen la justicia de manera igualitaria. ¿Qué diría hoy su padre al contemplar la excarcelación masiva de terroristas promovida por ciertos magistrados?

En el discurso mi padre comienza pidiendo manos dignas que nos gobiernen y estar orgullosos de nuestros jueces. Creo que hay más jueces alayos que garzones porque no cabe en cabeza humana que un juez por tener un cargo más se deje corromper. Admito que una persona puede dejarse presionar si le presionan con la vida de un familiar, pero dejarte presionar por subir un escalón más es la escalera, no. Es más difícil ser honrado que un sinvergüenza.

– ¿Quién va a poder más, la juez Alaya o los corruptos? 

Estoy convencida de que la Juez Alaya.

– Su padre también habla del patriotismo y de la unidad nacional, ¿Cree que las Fuerzas Armadas debieran intervenir en Cataluña?

No. En un Estado de derecho como el que estamos, el Gobierno, y este Gobierno con mayoría absoluta, tiene armas más que suficientes para poner esto en orden. No entiendo como con una mayoría absoluta que le ha dado el pueblo, el Gobierno no sea capaz de solucionar los problemas que hay. En España no se está gobernando, por eso hay corrupción.

– ¿Cómo solucionaría la falta de patriotismo en Cataluña? 

La falta de patriotismo en Cataluña la solucionaría haciendo cumplir la ley. Que fuera dos veces a desfilar la Legión. Ver desfilar a los legionarios a la persona más fría le pone los vellos de punta, no hablo de regulares porque son mucho más lentos, pero no estaría mal que desfilaran los regulares también.

– ¿Cuál ha sido la experiencia más emotiva al frente de la Fundación?  

En Melilla, estuve en la Legión y me dedicaron esta frase -los legionarios no olvidan a sus héroes y rezan siempre por sus muertos- en una foto de mi padre y por supuesto, la tengo muy guardada.

About the Author